//

Martes, 20 Julio 2021 17:05

Chuquisaca: Confirman hallazgo de trazas de mantarrayas del Cretácico en Camargo

Son de las primeras en descubrirse para el periodo Cretácico a nivel mundial

Un reciente levantamiento de información en el sector La Quemada, del municipio de Camargo, obtuvo nuevos datos que permitieron confirmar la existencia de unas de las primeras trazas de mantarrayas para el periodo Cretácico a nivel mundial allí donde hasta ahora se pensaba que había huellas de dinosaurios.

El español Fernando Muñiz, profesor de la Universidad de Sevilla y paleontólogo especialista en trazas fósiles, aseveró que se trata de un yacimiento único y pidió a las autoridades que se preocupen por conservarlo.

El nuevo hallazgo

CORREO DEL SUR presenció el jueves pasado este nuevo hallazgo científico que estuvo encabezado por el investigador Omar Medina, en el mismo lugar donde se produjo, a 15 kilómetros de la ciudad de Camargo, en el departamento de Chuquisaca. Un sitio donde las mantarrayas dejaron sus trazas hace aproximadamente 80 a 70 millones de años.

De la misión también participó Roxana Acosta, consultora en Turismo y parte del equipo multidisciplinario de trabajo. Acosta fue quien hizo los contactos entre la Alcaldía de Camargo y el investigador Medina para reactivar la investigación en la zona, después de una primera parte realizada en 2009.

El yacimiento donde se concretó este hallazgo se trata de una pared vertical. En palabras de Muñiz, con “una exposición difícil, compleja… que tiene su dificultad, pero tenemos muy claro lo que es”.

La explicación

“En esta zona, concretamente en la localidad de La Quemada (15 km al SO Camargo) hay expuesto un estrato en cuyo techo se reconocen decenas de estructura circulares-subcirculares que clásicamente han sido interpretadas como huellas de dinosaurios”, comenzó explicando Medina a este periódico.

Pero un reciente estudio exhaustivo permitió evidenciar una nueva interpretación biogénica, que el especialista describe técnicamente así:

“Las trazas fósiles estudiadas se corresponden con un comportamiento de depredación de peces raya (Batoidea) que conforme detectan las presas (moluscos y crustáceos endobentónicos) los desentierran inyectando con su boca chorros de agua dirigidos que levantan el sedimento, generando así depresiones de contorno subcircular y perfil vertical en ‘cuenco’ a cónico (icnogénero Piscichnus Fiebel, 1987), lejos de la esperada sección con base plana de una huella”, adelantó también Medina.

En efecto, el investigador chuquisaqueño indicó que las huellas de dinosaurios son planas, pero este no es el caso. Las mantarrayas dejaron allí marcas de su presencia que hoy se divisan e n forma cónica (como un embudo). Además, son de diferentes tamaños mientras que las pisadas de dinosaurios deben ser similares y secuenciales.

“Las huellas de dinosaurios aún esperan ser encontradas... Esa posibilidad no se descarta”, aclaró Medina.

Preservación

Muñiz, a través de un audio de WhatsApp, pidió a Medina que él transmitiese a las autoridades locales su recomendación sobre la necesidad de preocuparse por la salvaguarda de este patrimonio que describió, en dos oportunidades, como “único”.

“…algo que se señala inicialmente como huella de dinosaurio, pues el conocimiento científico, el estudio más profundo de repente pone encima de la mesa otro tipo de yacimiento y otro tipo de estructura que es único…”, dijo.

Muñiz, provisto de fotografías enviadas por Medina, denomina lo hallado como un “comedero de mantarraya del Cretácico”. Y, finalmente, remarca que “de momento es un yacimiento único”.

Recuperado de Correo del Sur (2021).