//

Jueves, 16 Abril 2020 15:36

La caza indiscriminada aproxima a los delfines rosados a su extinción

Hace una década pertenecía a la categoría vulnerable de la (UICN) Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Hoy en la de peligro de extinción. El delfín rosado habita principalmente en la cuenca del Amazonas, donde se está utilizando como carnada, un hecho que agrava su delicada situación.

Conocido como boto, bufeo, delfín del Amazonas o tonina, este cetáceo de agua dulce es cazado en Brasil para convertirlo en carnada y así atrapar a un pez gato conocido como piracatinga.

Lo más grave de esta realidad es que el mes pasado finalizó la prohibición de pesca del piracatinga. Esto ha llevado a varios movimientos ecologistas y a investigadores a solicitar la renovación de esta prohibición, pues están conscientes del impacto que tendrá en el delfín rosado.

“Nunca han dejado de sorprenderme. Se trata de animales fascinantes. Nosotros capturamos a una madre delfín y su cría hoy y vimos que se llamaban entre sí. Ellos tienen una relación muy fuerte hasta que la cría se vuelve independiente después de tres años”, dijo la bióloga Vera da Silva, quien desde hace 25 años trabaja con esta especie.

Desde la Reserva de Desarrollo Sostenible Mamirauá, en Brasil, la investigadora explicó que el embarazo de un delfín generalmente dura 13 meses. Luego, durante dos años, alimenta a su cría bajo el agua. Por el largo período de crianza, las hembras solo se reproducen cada tres o cinco años.


@IUCN 
Ver imagen en Twitter
 

Al igual que en la cuenca del Amazonas, el delfín rosado también habita la cuenca alta del río Madeira en Bolivia y la cuenca del Orinoco. Este mamífero amistoso puede llegar a pesar 185 kilos y medir 2,5 metros. Es el delfín de río más grande que existe.

En las comunidades de Colombia y Brasil, además, es una especie indispensable para la regulación natural. Y es que ayuda a controlar la población de pirañas y otros peces que podrían llegar a ser una amenaza por causa de la sobrepoblación.

“Si los delfines no cumplieran esa función reguladora se registrarían muchos problemas para nuestro ecosistema, por eso son importantes para Colombia, pero sobre todo para nosotros que vivimos en el Amazonas”, comentó Micsin Guerrero, integrante de la Fundación Natütama, situada en el municipio de Puerto Nariño, reseñó www.sostenibilidad.semana.com

 
@IUCN
Ver imagen en Twitter
 

En los últimos años especialistas como Saulo Usma, de WWF-Colombia, han hecho insistente llamados para que todos los gobiernos de la región prioricen dentro de sus agendas la conservación de los delfines de río y “creen mecanismos estratégicos para proteger el patrimonio natural que representan”.

 

Por: Ernesto Linzalata

Tomado de: https://www.cambio16.com/la-caza-indiscriminada-acerca-a-los-delfines-rosados-a-su-extincion/